II TRAIL ALTO ALLER.

De la  carrera de montaña de 15 kms celebrado el domingo día 30 de Junio en Felechosa (Aller) tenemos  dos interesantes crónicas contadas pos sus protagonistas.
!Vamos pues con ellas !
CRÓNICA DE ALEJANDRO.



¡¡¡¡¡QUE BUENO ES SABER IDIOMAS!!!!!!

Dentro de mi preparación para la próxima temporada y en el afán de hacer cuestas, hace un mes me inscribí en una carrera de montaña.
El nombre muy llamativo "SPEED TRAIL  del Alto Aller", intento traducirlo: Senda rápida, estela veloz, trail de velocidad, bueno, en mi ignorancia,  me quedo con " Trail de velocidad o rápido".

¡¡Que bien, lo que necesito!!, la fecha, 30/06, perfecto, me cuadra. Sigo leyendo el anuncio de la prueba:" para los que se inician en carreras de montaña". Perfecto para mi entrenamiento.

Llega el día, salgo para Felechosa a las 6,50 de la mañana, llego a las 7,45 (todavía hay quien respeta los límites de velocidad).
 Al llegar nos recibe el cielo azul, sol. Buenas sensaciones.
 Cuando recojo el dorsal me fijo en el perfil de la carrera, "llano-subida-bajada-llano", bueno, el dibujante ha exagerado la subida, es un SPEED TRAIL, pero vale.

Té con limón. Paseo. Saludo a corredores, conocidos y no.(llevar la camiseta de Xente Correndera da mucho "caché").

Salida a las 9 horas. 20 metros y comenzamos a subir, ¿dónde está el llano?...seguimos subiendo y ¡¡corriendo!! (eh¡ sin cachondeo que soy medio profesional), en el km. 2,5 camino un poco y a trotar otro poco.
Miro mi GPS y pienso: ¡¡ ya se jodió el aparatejo, no encuentra los satélites!!. No marca la distancia...espera si lo hace...pero muy lento.
Seguimos subiendo, ahora andando. Y subiendo...km 5,8. Un “prao”. Muy cuesto. Me acuerdo de Heidi, de Pedro, del abuelo y, sobre todo, de la madre que parió a Heidi.

¡¡Que bonito!! ¡¡Que olores!! ¡¡Que sensaciones!!....todo lleno de excrementos de vacas y caballos, huele a "cucho" y la sensación es que el corazón se me sale por la boca.
 ¡¡¡¡ maravilloso !!!!

Se acaba la subida, troto un poco y Km. 7. Un "abrevadero". Agua, chocolate, plátanos, aquarius,.... Bebo, como los peces en el rio del villancico.

Cuando me dispongo a seguir, el encargado del avituallamiento me dice:
foto  de Marisol Azcarate

- Cuidado con la bajada, ¡¡es muy técnica!!

Subo unos 30m y ...¡¡¡ tachán !!! . Un camino,( que no existe), cresteando, entre piedras, rocas, muchas rocas, lleno de flora silvestre..¡¡ y que flora ¡! . Flores con pinchos.
 Me resbalo y  toco las flores. ¡¡ que agradables al tacto ¡! Suelto un “pecado”.
 Me dice un compañero de carrera que son “toxos”.
¿ El que? ¿cómo?
-       Tojos, son tojos me grita
-       Ah¡ gracias. Y me acuerdo del Secret. Gral de CCOO. (no me extraña).

Precipicios importantes. Bajo por una cuerda con nudos un desnivel de unos 5 m. A estas alturas ya me adelantó hasta el del tambor.
Otro control, muy majos.
-       ¿qué tal? Me preguntan
-       Bueno, contesto
-       ¿te pasa algo? ¿estas bien? (creo que esto último sobraba, porque salta a la vista)
-       Si, gracias
Y otra vez:
-       ¡ Ten cuidado con la bajada, es muy técnica, “amarrate”  a la cuerda!!
Me empiezo a mosquear con tanta “técnica”, ¡¡ni que hubiese escaleras mecánicas!!
Eso es técnica y lo otro en mi pueblo se llama, peligrosa o “jodida” (mas castizo).
Una ladera boscosa, hojas caídas (ya se que no es otoño pero, ahí están), tierra suelta y una cuerda. Me agarro, bajo. Me caigo,  me levanto y bajo…y así unas cuantas veces.
Llego abajo, troto un poco. No veo a nadie. Ni oigo a nadie.
Comienzan las piedras. Son pequeñas y están sueltas. De pronto un cartel: “BAJADA PELIGROSA”. Sonrio y pienso: peligroso lo que he pasado, esto esta “chupao”.
Continuo la bajada, despacio porque me duelen un poco las piernas y de repente ¡¡zas!! Culo al suelo.
Me levanto rápido. ¡ menos mal, nadie me ha visto!. Ya no troto, camino y…repetición de la jugada.
Ahora me hice daño,¡ si en el culo!.
Me levanto mas despacio. Ya no me importa que me hayan visto.
Bajo caminando despacito. Nadie a la vista ni al oído. Llego a la zona guapa. El rio a mi izquierda. El suelo de piedra,( creo que caliza), húmedo y resbaladizo.
Dos mujeres me apuntan con cámaras fotográficas. Miro hacia atrás. No hay nadie. Me señalo en el pecho y digo:

-       ¿A mí?  No me lo puedo creer, me hacen “retraduras”. (Será la camiseta).

Sube gente haciendo la ruta, me aplauden y animan. No me lo creo, voy caminando, despacio, lleno de polvo y sudor y… me aplauden y animan. ¡¡mola ¡!. Les doy las gracias.

Llego al último “abrevadero”. La encargada, muy maja me dice:

-       No pares, bebe que ya recogemos nosotros el vaso.

Me hago el sordo y paro. Bebo, bebo, ahora aquarius, ahora agua,..y repito. Me mira alucinada. (Pensará que soy un camello.)
Se acercan dos corredores trotando. Cogen el vaso y salen inmediatamente. ¡¡otros dos que me adelantan!! Desde la cima ya me pasaron 30.
Comienzo a trotar. No siento las piernas. Una excursión de niños. Los monitores levantan la mano con intención de chocarla con la mía y me animan como si fuese el primero. Los niños gritan y aplauden. ¡¡¡maravilloso!!
Choco la mano, en carrera, (bueno trote), con el monitor y después a todos los pequeños.
¡¡¡¡ Lo mejor de la carrera, sin duda !!!

Llego a la meta y, ….sigue puesta!!. Miro el crono: 2 h 24 minutos. Apago el GPS. Marca 14 kms.

Bebo y sonrio…SPEED,…TRAIL,….¡¡igual lo fue para alguien!!
 Yo corrí 2 kms, caminé 11 y el otro que falta, haciendo “culo-esqui”. ¡¡¡ Como dice Sabi....la montaña es para "paisanos" y que sepan idiomas!!!!

 ..........................................
CRÓNICA DE ADRIAN.

II Trail Alto Aller (30 de Junio de 2013)
El domingo 30 de Junio desde la localidad allerana de Felechosa partía el II

Trail Alto Aller, con dos modalidades de carrera el 32k y el 15k. Alejandro y yo, corríamos
la versión corta, la prueba de 15 kilómetros. De momento, al menos por mi parte, no me
atrevo con retos mayores y prefiero ir despacio, aprender, conocer el medio, la manera de
correr en la montaña, adaptarme, ya que para los que venimos del asfalto, hay diferencias
importantes...
Pasadas las 9:30 se daba la salida, pronto nos metemos en una pista que nos
conduce hacia Foces del Pino, empezamos a subir remontando el cauce del río Pino,
estos primeros kilómetros son fáciles y se dejan correr bastante bien, la pendiente no es
excesiva. Pasado un puente de madera sobre el río el terreno cambia, y lo que era una
pista fácil de tierra se convierte en un camino de piedra (en algunas zonas muy suelta)
con una pendiente que hace que algunos corredores comiencen a andar. Estamos en las
Foces del río Pino y lo poco que veo alrededor es precioso, paredones de piedra
verticales que guían entre saltos el agua del río, y digo poco porque no levanto mucho la
vista, la pendiente y las enormes rocas del suelo hacen que tengas que estar muy
concentrado para no dar con los huesos en el suelo.
Nos dirigimos hacia Peña Redonda, hasta el momento he corrido bastante bien
y ágil, pero una vez que abandonamos la pista por el valle del Fondil el terreno se vuelve
cada vez más empinado. Brutal esta subida por la pradería, y arriba, atrayéndonos Peña
Redonda, ¡increíble!. Una vez en la base de la mole, otra corta pero durísima subida, aquí
me agarro a lo que sea para poder ascender de la manera más digna. Termina el
ascenso, y un pequeño sendero nos lleva a toda velocidad hacia Palmian, punto de
avituallamiento. Una de las cosas que más me llama la atención de los trails es esa breve
parada en los avituallamientos, beber y comer algo tranquilamente, compartir impresiones
con otros corredores, echar un vistazo a lo que nos rodea...
Fotos Marisol Azcarate.
La bajada es técnica al principio, una cresta en ligero descenso y muy
estrecha, en el avituallamiento nos ha dicho un voluntario que vayamos con cuidado, y
qué razón porque se puede ir rápido pero hay que extremar, y mucho, las precauciones
¡menuda caída a cualquiera de los dos lados de la cresta! Siguiente tramo, y sin respiro,
bajada a toda velocidad por un precioso fayeo con cuerdas fijas en algunas zonas, aquí
probé la calidad del suelo, afortunadamente no muy duro. Nos dirigimos hacia Foces del
Pino otra vez, bajando rapidísimo por la misma pista del principio hacia la meta en el
parque de Felechosa.
Llego deshecho a meta, vacío a nivel muscular, los 2 últimos kilómetros corría
por pura inercia (nota mental: no salir el día previo de la carrera a andar en bici), la carrera ha sido dura, técnica, exigente pero espectacular y estoy contento, muy contento, feliz...

Comentarios

  1. Muchas gracias y enhorabuena a los dos por las crónicas y por el trail.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares