A D XENTE CORRENDERA

Formado por un grupo de corredores veteranos principalmente, algunos de nosotros llevamos mas de una quincena de años compartiendo carreras y entrenamientos,participando tanto en pruebas de atletismo oficiales como en carreras populares y carreras por montaña,sin dejar de lado las actividades de Montaña y Senderismo.
Casi todos tenemos en común, que entrenamos y es nuestro lugar de encuentro las instalaciones del Palacio Deportes de Oviedo.
En estos últimos años llegaron al club socios mas jóvenes de los que esperamos sigan manteniendo la pasión por el atletismo ya sea en las disciplinas de Maratón y Media Maratón y en las cada vez mas crecientes carreras por montaña con la misma ilusión que cuando comenzamos.


Crónica de la Media Maratón de León.(Adrian)

Hasta la vecina León nos desplazábamos seis compañeros para correr la media maratón de la ciudad en una mañana soleada aunque fría y ventosa.
Sobre el papel un trazado rápido pero con alguna “trampa” que afronto con la intención de mejorar mi marca en la distancia. Salida rápida y limpia aunque somos casi 2000 corredores, pronto, como tenía planificado, me coloco un poco por delante del grupo de 1h24'. Los primeros kms van cayendo al ritmo esperado pero siento que no voy cómodo, sin fluidez, “pesado” de piernas. Poco después del km 5 hay una pequeña subida que confirma que las cosas no van bien, como solemos decir: voy fuera de punto. Hasta el km 10, al paso por la (preciosa) Catedral de León marco un crono dentro del margen para la mejora pero las malas sensaciones van a peor. Aguanto (más o menos) el tipo hasta el tercer cuarto de carrera pero más por rabia y corazón que por capacidad real. Evidentemente he olvidado la idea de mejorar marca y la parte final de carrera no ayuda mucho, bastante viento que entra por todos lados y la parte del recorrido más solitaria y aburrida. No solo he olvidado la idea de la mejora del crono sino que me olvido de la carrera en sí, desconecto de la prueba y solo quiero llegar, el ritmo por momentos es cada vez más lento y me pasan por todos lados, voy mentalmente bloqueado, paro a estirar los gemelos aunque no tengo calambres (lo haré 4 veces más). A duras penas y llega el km 20, ya casi está, ¡qué fatiga!, km 21, meta en un abarrotado Estadio Hispánico (a pesar de todo siempre es una gozada atravesar la meta en una pista de atletismo)... sólo puedo decir: ¡por fin!


No hay comentarios:

Publicar un comentario