A D XENTE CORRENDERA

Formado por un grupo de corredores veteranos principalmente, algunos de nosotros llevamos mas de una quincena de años compartiendo carreras y entrenamientos,participando tanto en pruebas de atletismo oficiales como en carreras populares y carreras por montaña,sin dejar de lado las actividades de Montaña y Senderismo.
Casi todos tenemos en común, que entrenamos y es nuestro lugar de encuentro las instalaciones del Palacio Deportes de Oviedo.
En estos últimos años llegaron al club socios mas jóvenes de los que esperamos sigan manteniendo la pasión por el atletismo ya sea en las disciplinas de Maratón y Media Maratón y en las cada vez mas crecientes carreras por montaña con la misma ilusión que cuando comenzamos.


Crónicas de San Silvestres por Félix

26/12/16 Carrera Fin de año de Pola de Siero.

 Inicio aquí mi trio de San Silvestres en este final de año 2016. Pola de Siero, MIeres y Oviedo.
 Estamos en Pola de Siero, villa de gratos recuerdos debido a su gran media maratón. Hoy acudo para disputar una carrera de 5 km. A las 16h recogemos mi dorsal y el de Quique, la joven promesa de la familia, que disputará la prueba de chupetines, una vuelta alrededor del mercado (300 metros). Una carrera muy recomendable para menores, dado el trazado circular que facilita el seguimiento de la carrera, con una distancia que deja disfrutar a los niños sin agotarles demasiado, y muy buena organización, en ningún momento dejan a padres meterse dentro del recorrido de los guajes, controlando a cada niño hasta el final para conducirles a recoger su medalla y su recompensa “chocolateada”.

 Son ya mas de las 17h. Quedo con Mon, otro “correndero” para vernos y calentar antes de la salida. 


También se nos une David y Fonso. Kiko acudiría más tarde, no llegará para la foto de equipo.
 Las calles ya se van llenando de curiosos, familiares y corredores. Mas de 1500 participantes en el total de categorías inscritos. 800 aproximadamente tomaremos la salida en la categoría absoluta.
 La tarde es fresca, no se puede hablar de frío, amenaza lluvia en todo momento pero no aparecerá finalmente. Mientras calentamos ya veo a diferentes corredores, de asfalto, de montaña… voy haciéndome una idea de los objetivos a seguir.
El trazado que tendremos que afrontar es un rompe-piernas continuo, muy callejero y muy duro que se compone de 2 vueltas, ligeramente más larga la segunda, con salida y llegada en la plaza del mercado.
18 10h Ya se acerca la hora. He calentado bastante bien. Busco un hueco en la aglomeración de corredores que respiran nerviosos cerca del arco de salida. Como es habitual en estas atestadas pruebas de final de año con tan variopinto grupo de participantes se colocan en las primeras posiciones personas que están claramente fuera de su lugar, incluso veo algún niño acompañado de su padre. Esto pone en riesgo a esos corredores y al resto.
Se da el pistoletazo y todos arrancamos con fuerza para toparnos ya con la primera de las infinidad de cuestas que nos esperan. Esquivo como puedo a muchos corredores, me abro hueco por los laterales, zonas mas despejadas y alejadas del peligro. Es una auténtica locura. Suepervivencia atlética. Llego arriba y respiro aliviado. No me he ido al suelo y nadie me ha pisado. Ha sido casi milagroso que no haya pasado nada.
Primer km. superrápido, callejeando por la pola, calle arriba y calle abajo me sale a 3 19/km. Veo a algunos montañeros de gran nivel, intento seguirles. Me coloco su lado. Voy llevando este gran ritmo. Es una distancia corta, quizás lo aguante. 
 Km 2. Lógicamente mi Tom tom me marca un ritmo mas “tranquilo” :3 39’/km para seguir tensando las piernas en las cuestas, probando la elasticidad de mis tobillos en el empedrado y resoplando en las bajadas. 
 Regresamos al triangular mercado para iniciar el Km 3 en el que mantengo un ritmo similar. Voy todavía pegado a uno de esos montañeros, y junto al “ruso” al que alcancé en el km anterior. Subimos de nuevo el cuestón del inicio de carrera pero una vez arriba giramos ahora a la izquierda. Seguir curveando, derecha, izquierda, derecha … mis “referencias" se me van yendo. Me está costando este tramo en el que nos alejamos del centro de la villa. Giramos 180º y regresamos, veo que se me van. Cedo. Empiezo a notar el cansancio y mi ritmo decae. Este Km lo hago a 3 57, curiosamente el más llano. Me doy cuenta que mi cuerpo busca acomodarse y ahora que volvemos a callejear me animo y me obligo a sacar todo lo que me queda. Queda 1 km y hay que apretar. Aguanto el puesto, lo peleo con varios corredores que me pisan los talones.
 Última subida que anuncia la proximidad de la llegada. Ya noto la recompensa del descanso esperándome. Giro a la izquierda. Sé que me tocará bajar la cuesta del comienzo.    Que alegría cuando veo allí abajo ese arco de meta. Me lanzo. Acelero. No dejo que nadie me pase en este final. Vuelvo a hacer un 3' 382 en este ultimo km. para terminar en 17’ 17”. Media de 3 28’/km. ¡Bajo mi mejor tiempo de 5000! No hubiera pensando en marca si hubiera sabido la dureza del recorrido. Estoy muy contento. Puesto final 38º y en mi categoría 17º.
Un saludo y ¡hasta la próxima San Silvestre en Mieres la víspera de Nochevieja!
Fotos cortesía de Antonio Jiménez y JL. Lastra.


30/12/16 San Silvestre De Mieres


 Vispera de Nochevieja. Segunda San Silvestre. Me hallo en Mieres acompañado por mis dos guajes para disputar otra prueba de fin de año que se adelanta en el calendario para reunir a un mayor número de corredores. El cielo despejado augura un frío intenso a la hora del atardecer.
 Me dirijo a la calle La Vega, lugar de la salida para recoger el dorsal. Allí me reúno con la prima de mi mujer y su marido que harán de canguros mientras papá corre. 
 Quique competirá en la categoría de minibenjamines a las 17h. Recta de unos 150 metros por esta misma calle donde nos encontramos. Bien organizado, buena carrera para los críos. Medalla y botellín de agua tras el esfuerzo.
 A las 17 30h ya estoy despojado de las capas de abrigo para calentar calle arriba, calle abajo. Veo a diferentes corredores que lucharán por el podium, no creo que me puedan servir de referencia, están fuera de mi alcance. En total, esta prueba ha reunido 350 participantes para correr 4 km en un circuito prácticamente llano. 
 La gente inunda la calle. Niños y mayores andan de aquí para allá mezclándose con los corredores de la absoluta. A las 18h se da la salida, damos una pequeña vuelta de menos de 1 km para volver a pasar por la línea de salida. Salgo con muchas ganas, como siempre, un parcial por encima de mi nivel. 
 En el segundo km nos dirigimos en una recta larguísima de más de 1000 mtrs. hacia el campus universitario. No me gustan estos trazados, me resultan aburridos y cansados.   Tengo a un grupo delante, integrados por buenos corredores que persigue a los primeros de la prueba. Se me van yendo poco a poco. Son ritmos muy duros para mi. Esta larga recta me permite no perderlos de vista, y a la vez me hace sufrir teniendo siempre su referencia visual en el horizonte. 
 3km. Giramos 180º y volvemos al centro de la villa. De nuevo otra larga recta, más corta que la anterior y en ligerísimo descenso. Esto anima a mis piernas. He perdido la referencia del grupo que me precedía, que va soltando lastre en forma de integrantes que no han podido con su fuerte ritmo. Voy dejando atrás a estos hombres con el rostro marcado por el esfuerzo.
 Estamos ya en el último km y hace ya varios minutos que he entrado en modo sufrimiento. Alargo lo que puedo la zancada, braceo rápidamente y encaro la pequeña subida que nos llevará a la meta. Mi cerebro manda señales animosas a mis piernas. Puedo entrar en el top ten. Tengo un objetivo a tiro, lo puedo alcanzar, un corredor que viste de negro cada vez está más cerca. Curva a derechas, quedan 20 metros para meta, entro justo a la par con él. ¡Meta! Tiempo: 13' 22”. Puesto 12º. 5º en VetaranoA. Una carrera rápida para los rodadores. Algo aburrida para los que les gusten las pruebas con desnivel y callejeo. Bien organizada. Rápidamente nos muestran la clasificación y se realiza la entrega de premios. 
Un abrazo y hasta la próxima! Mañana mismo día 31 en Oviedo, la gran cita.

31/12/16 San Silvestre de Oviedo.

 Llega la gran cita del año. Estoy en Oviedo. Punto y final de mi trilogía de San Silvestres. Como cada temporada, con el auge del este deporte, esta prueba ha vuelto a batir su récord de participantes. 4500 corredores inscritos para recorrer las calles de la capital del Principado, completando 5,5km, bastante suaves casi en su totalidad, salvo ese km 4 que aportará la dureza que toda carrera necesita.
 Acompañado por toda la familia, nos dirigimos al punto de reunión con amigos y compañeros de equipo. Un gran numero de “corredores” van a despedir el año disfrutando de esta prueba. Nos hacemos la foto oficial y charlamos mientras saltamos para escapar del la gélida temperatura. Otro día despejado en el que el frío será el protagonista. Los grados van cayendo rápidamente. Hay que calentar más fuerte. Salimos a trotar en los alrededores de la Catedral y a continuación bajamos al Campo San Francisco.
 Ya están a punto de terminar las pruebas infantiles y hay que estar atento para coger un buen sitio en la salida a sabiendas de la aglomeración de animosos e inconscientes corredores que pelearán por dejarse ver en los primeros puestos.
 Un rato después retiran las vallas, estoy muy cerca pero ni aun así puedo entrar con la primera oleada. Isaac, amigo y consumado triatleta, me acompaña. Los dos nos hacemos un hueco como podemos entre este pelotón. A pesar de nuestros esfuerzos nos hemos colocado en la 8º o 9º fila. Esto me pone muy nervioso. Aún quedan 8 minutos para la salida. Nuestro calentamiento se va a diluir en poco tiempo.
 A las 18 10h se da la salida. Recta por la calle Uria, salto de obstáculos, esquivo, izquierda, derecha, me deslizo entre corredores, choco con alguna despistado, vuelvo a saltar, rozo a algún participante más. Subo Toreno y tengo que continuar adelantando corredores en pésimas condiciones, uno que saluda a un amigo, me frena, me tengo que cruzar, alguien me los recrimina, sigo, miro al suelo más que al frente, el desgaste es tremendo, el estrés agobiante ¡Qué ganas tengo de despejar camino! Sólo lo consigo al llegar arriba y girar a la derecha en Cervantes. Empieza la cuesta abajo y aumento el ritmo, ahora puedo. Vuelvo a ver Isaac, me emparejo con él y comento el ritmo. Voy demasiado rápido, pero es lo que hay, el terreno es favorable y las fuerzas también. Tengo que recuperar terreno perdido en la odisea de la salida. Seguimos carrera en continuo descenso.  Km 3 Mi ritmo no varía mucho. Voy bastante alegre. Veo a Victor, compañero, pasando por el Campoamor. Le paso y el me coge “rueda”. 
Sigo pasando a esos corredores ansiosos de la salida, sus caras me lo indican. A estas alturas la animosidad de la salida ya se ha ido para no volver. Todavía se acentúa más el sufrimiento ahora, en el momento de la subida del Campillín. Entramos en el temido Km 4 de esta carrera. Subimos la primera parte, la más pronunciada. Me encojo irremediablemente. Mis pasos se acortan. Resoplo. Segunda parte, Campomanes hasta la rotonda. Más esfuerzo. El ritmo se resiente en gran medida. Mi fatiga aumenta. Mantengo la distancia con mis predecesores. No quiero mirar el crono. Sigo mi referencia visual con los corredores que llevo delante. Tercera parte, llegada al auditorio. Aprieto.  Ya no queda más subida. Sólo estirarse y correr. Me animo, ya bajando hacia la plaza de España, me acuerdo de este tramo en mi primera san Silvestre, mi primera carrera. Ese día corría con 3 capas de ropa.. y gorro. ¡Qué distinto es todo ahora! Empiezo a cazar corredores aislados, el pequeño grupo mantiene la distancia. Voy al límite, pero sé que puedo mantener este ritmo un poco más.
 Ya bajamos Marques de Santa Cruz, intento alargar la zancada una vez más. Paso a algún hombre más, pero no llego al grupo. Giro a la derecha dejando la Xunta atrás. El final está cerca. ¡Preciosa carrera! Gano más puestos. Subo hacia la Catedral. El final está ahí. La meta a la vista. Sprint final y ¡¡tiempo!! Paro el crono en 20:05. Puesto 51º de la gral. y 8º en Veterano A. ¡Enhorabuena a todos los compañeros!
 2 años y un buen número de kms. desde la primera vez que me puse un dorsal al pecho. Ese día, aquí, en Oviedo, completé los 5,5km en 25:10. Nunca hubiera imaginado volver aquí y correr así. Muy satisfecho de mis progresos y sobretodo de toda la gente que he ido conociendo en este camino. El factor humano es lo que de verdad crea “adicción" en el running.
Un abrazo y hasta el año que viene!


No hay comentarios:

Publicar un comentario