A D XENTE CORRENDERA

Formado por un grupo de corredores veteranos principalmente, algunos de nosotros llevamos mas de una quincena de años compartiendo carreras y entrenamientos,participando tanto en pruebas de atletismo oficiales como en carreras populares y carreras por montaña,sin dejar de lado las actividades de Montaña y Senderismo.
Casi todos tenemos en común, que entrenamos y es nuestro lugar de encuentro las instalaciones del Palacio Deportes de Oviedo.
En estos últimos años llegaron al club socios mas jóvenes de los que esperamos sigan manteniendo la pasión por el atletismo ya sea en las disciplinas de Maratón y Media Maratón y en las cada vez mas crecientes carreras por montaña con la misma ilusión que cuando comenzamos.


I TRAIL DE SANTA CRUZ DE MIERES.



Nuevamente buen resultado para Miguel Ángel , 2º vete A y 4º absoluto en esta primera edición de la carrera de montaña celebrada en Mieres aunque no tengamos la foto del podiun le vemos durante la carrera.


Os dejo con la crónica de Félix que también representaba al club en la misma..........



22/4/2017 I Trail de Santa Cruz de Mieres.

Gotas de sudor de buen grosor recorren mi frente como en una extraña carrera. Hoy estamos a 27ºC nada menos. Buen día de playa, mal día para correr. Pero hoy estamos en un pueblecito cercano a Mieres, Santa Cruz, para lo segundo,  disputaremos la primera edición de este trail de distancia corta: 16km y  2400 m. d.a.
 Miguel y yo llegamos algo antes de las 15h. Tempraneros como siempre. La salida se dará a las 16 30h. Quedamos con un amigo de Miguel, que se estrena en esto de las carreras, y tomamos algo en el bar del polideportivo. Justo enfrente de la línea de salida.
 En esta plaza, donde ya calentamos, el sol todavía nos aumenta más la temperatura.  Grabo a algunos corredores trotando con los ojos entrecerrados soportando los rayos implacables del astro rey. De vez en cuando una levísima brisa nos roza la piel como queriendo animarnos, dándonos cierta esperanza de que en cotas más altas el ambiente puede que sea más agradable.
 Es el momento. 114 corredores nos vamos acercando entre los ánimos del speaker, casi con cierta pesadumbre, al arco de salida. El calor aplana el coraje. La hora elegida para la salida no ayuda. Recordemos 16 30h.
Cuenta atrás y arrancamos. Corremos unos metros por la carretera y cruzamos el puente sobre el río Aller. Salgo bastante lanzado. Quizás para sentir más fuerte la brisa en la cara. Sólo tengo delante a 4 corredores. Tras el paso del puente nos damos de bruces con las primeras rampas. Duras, aunque hay fuerzas para subirlas corriendo. Aquí noto que he salido con las pulsaciones tan altas como la temperatura. Tengo que relajarme.
 Me pasan varios hombres. Normal. Tengo que buscar mi sitio. Nos adentramos ya en senderos estrechos , en ocasiones cobijados bajo arboleda, no demasiada. El calor se concentra en estos primeros tramos. Es sofocante. Me rebasa algún corredor más, pero ya noto que mi respiración vuelve a la normalidad competitiva. Me encuentro  mejor. Alterno el trote con la caminata, ya que la pendiente es muy irregular. 
 Cojo como referencia a un chico de camiseta roja que marca un buen ritmo. Lo marco a una distancia de pocos segundos. No lo pierdo de vista. Intento que no se me vaya. Lleva un paso potente, no es fácil.
 Así llegamos al km 4,2, Cuitu Ramón, y con ello el punto donde avistamos a “La Santa”. Sé que quedan pocos metros para terminar el primer ascenso. No llevo agua. También sé que el avituallamiento dista 2 km más. De momento no me agobia la sed.
Cruzamos el Collau de les cruces.650 mtrs de altitud, y giramos a la izquierda para bajar por una pista rapidísima. Me acuerdo en ese momento cuando, Miguel y yo vinimos a reconocer el recorrido. El GPS se volvió loco y nos marcó un “fuera de ruta”, lo que nos hizo despistarnos y realizar al revés esta parte del recorrido. Es decir ahora bajo a unos 3 45/km por donde subí ese día. Me emparejo con “mi referencia” e intercambiamos impresiones. Bebemos, sólo nos ofrecen agua. Echo de menos isotónico. 
Tras este trago y la alegre bajadina me encuentro muy bien. Ahora acometemos un tramo correndero que nos llevará a la última y más dura subida. En el pueblo de Boo.
 El chico de rojo aprieta y se me aleja más de lo que quisiera. No quiero forzar, guardo fuerzas para esas cercanas y duras rampas.
 El compañero que no se me despega es el calor. Los rayos del sol golpean sin cesar sobre mi despejada coronilla. Sudo mucho… mucho.
 En este intervalo se me ha unido un Cerezal gran corredor veterano. Charlamos e iniciamos la subida desde El Picu.
  Primeras rampas hormigonadas. Son duras. La subida serán unos 2 kms. La llevo como puedo. Intento no cebarme. Quiero ir con un andar regular. El cerezal me sigue.

 Punto más alto del recorrido 800 mtrs, Ahora de vuelta al Collau de las cruces por más pistas. Voy dejando atrás a mi pareja de carrera. Pero al mismo tiempo me rebasa otro corredor moviendo ágilmente sus bastones.¡Vamos!. Km 10. Le sigo. Ya enfilamos el descenso. Espero con ansia otro trago de agua. Llega tras una pequeña cuesta. 
 Un amable señor nos muestra el esperado isotónico y el liquido elemento. 2 vasos de cada caen por mi garganta en un suspiro y me rocío la espalda con otro de agua. Listo.
 Ya estamos volviendo a recorrer en sentido inverso lo hecho en la primera parte de la carrera. En este punto ya había alcanzado de nuevo a mi referencia de mallot encarnado. Se vuelve a marchar e imprime un fuerte ritmo. Lo volveré a ver cuando le felicite en línea de meta. 
 Así que dedico mi atención al chico de los bastones, pero también  me pone tierra de por medio. Le sigo con la mirada en fugaces intervalos, lo que me deja el zigzagueo de esta última parte de descenso. Lo veo y se oculta constantemente, hasta que le dejo de ver a falta de 2 kms. Ahora lo único que quiero ver es una cerveza fría, helada,¡ como salida del maldito polo norte! La quiero, es lo que más quiero.
 También pienso en mi familia. Vero y los niños me estarán esperando, también su prima y su marido. Tras la carrera comeremos todos en la espicha organizada para la ocasión.

 Estarán en meta o en algún tramo del puente, me pregunto. Bueno, ya falta muy poco para saberlo. Veo correr el agua bajo mis pies. Subo hasta la carretera y allí están. Me animan y me aplauden con fervor filiar. Da gusto. Corro hacia la meta. Giro a la derecha y entro en meta en 1h 44’ 40”.
 Casi he terminado mejor que empecé. Contento. Buena carrera. Puesto en la gral. 17º y 8º en senior.

 Ahora a degustar la generosa espicha.
Un abrazo y hasta la próxima!


No hay comentarios:

Publicar un comentario